Música que no pasará de moda

Hay música que nace para morir. Discos que se producen de forma mecánica para ser vendidos como caramelos, y que solo sirven para rellenar minutos en una emisora de radio cualquiera. Se trata de música comercial, que llevado a mi ámbito, se podría comparar con los programas de telebasura. Su objetivo no es otro que ser fácil de entender, de escuchar en este caso, frases cortas, ritmos sencillos y pegadizos. El resultado: otra mierda procesada que genera dinero.

Como ocurre en otros sectores, la música es una industria orientada al macroconsumo. Ésta se basa en la filosofía de producir rápido para vender más y más. Como resultado, cientos de grupos mediocres que consiguen producir un disco al año (o casi) para dar una gira (reducida) y dejarse escuchar en la radio.

Una y otra vez sus canciones, frías y banales, se escuchan en una emisora (me voy a contener de mencionar ninguna…).

Todas esas canciones están vacías. Son letras que se entrelazan en estrofas sin sentido, plagadas de odas al amor idealizado, las relaciones frívolas y los engaños amorosos. No critico al amor como un tema recurrido en las canciones. El amor es un pilar fundamental y hay que hablar de ello, pero ojo con abusar no vayamos a ‘gomitar’ ositos de gominola.

Hoy se ha conocido la noticia de que uno de los mejores poetas del pasado siglo, y por supuesto de este, Bob Dylan, ha recibido el premio Nobel de Literatura. Por primera vez en la historia es un músico, y no un escritor, quien gana este galardón. La Academia Sueca ha otorgado el premio al artista “por haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición americana de la canción”.

El señor Bob Dylan, autor de canciones como ‘blowin in the wind’, ‘just like a woman’, o ‘like a rolling stone’- entre otras muchas. Sintonías que se han convertido en auténticos himnos para varias generaciones. Hoy recibe este merecido premio alguien que sabe lo que es producir buena música. Un artista que siempre nos hace recordar la estrecha relación que existe entre la literatura y la música. Poemas, versos, notas, canciones…todo es arte, recitado, escrito o cantado, y el arte hay que compartirlo. Como él ha hecho y sigue haciendo.

Tus canciones no pasarán de moda, porque hablan por si solas, porque hacen sentir.

Victoria LQ.

img_20161013_181943

 

Publicado en Artículos | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La suma de un todo

Para cerrar un círculo hacen falta muchos puntos.Un punto y seguido, dos puntos, punto y coma, varios puntos y a parte. El conjunto de todos ellos conforman la suma definitiva para cerrar el círculo. Nada se compone de un solo punto, nada es solo un punto.

La de antes es una buena metáfora para explicar cómo en cualquier ámbito de nuestra vida las cosas no solo dependen de nosotros, de nuestras decisiones, nuestros errores y aciertos. Por suerte, o por desgracia, somos la consecuencia de mucho más. Aspectos que se escapan de nuestro control, de nuestra voluntad dominante y controladora. Juegan a otro nivel y sus goles terminan de lleno en nuestra portería. Somos, en definitiva, la suma de un todo. 

Tendemos a controlarlo todo. Intentamos tener las cosas bien atadas. Cuando algo sale de nuestro control, nos precipitamos en un nerviosismo que nos impide poner solución al problema. Nos bloqueamos. Hay gente más capaz que otra de tener la mente fría y sabe salir, sin demasiados rasguños, de una de las contrariedades de la vida. Estas personas tienden a ser más felices porque se toman la vida con filosofía y a no dar más importancia de la necesaria a las cosas. Simplificar cada problema.

Cuando aprendemos a simplificar las cosas nos damos cuenta de que son los pequeños detalles los que marcan la diferencia. Los gestos de cariño, los besos, las caricias, son aliados en el camino a la felicidad. Lo mismo ocurre con los detalles, que a priori consideramos negativos, pero que influyen en el camino que necesitamos andar para conocernos y alcanzar la felicidad. Son las riñas, las verdades como puños que nos sangran pero que luego son efectivas. Aquellas lágrimas amargas provocadas por el desamor, por un adiós a destiempo, capaz de acabar con nuestra autoestima para luego poder volver a florecer. Porque después de cada golpe, de tocar fondo, solo queda subir. Aprender de estos aspectos crueles de la vida que nos enseñan a ser más felices y a querernos.

En la moda es así. Puedes intentar cerrar un look perfecto. Intentar cuidar cada detalle…pero se sabe que quien mucho abarca poco aprieta. A veces, es mejor dejarse llevar, y prestar atención a un solo detalle. Aquel que pueda destacar sobre el resto. Los complementos son los perfectos aliados para hacer de un conjunto corriente, un outfit a destacar.

Esta temporada las choker y gargantillas siguen siendo las favoritas! Colócate varias de diferentes tamaños, para cualquier look!

Victoria LQ.

img_20161006_152028

 

Publicado en Artículos, Prendas y complementos | Etiquetado , , | Deja un comentario

Tinta

Uno de los grandes problemas a la hora de relacionarnos con los demás es la excesiva importancia que le damos a las apariencias. Siempre hemos escuchado la frase de que las apariencias engañan, y esta afirmación es, en parte, el comienzo del problema. Si analizamos esta afirmación al detalle, viene a explicar que no podemos juzgar a una persona por la ropa, el pelo o la esencia que vaya transmitiendo. Puede parecer una persona tosca por ir de negro, con greñas y las zapatillas desgastadas, pero en el fondo ser todo un oso amoroso. Bien, compro la idea de que no siempre es oro todo lo que reluce y las modas son las modas. Se puede vestir de esa determinada forma por que es un estilo que se lleva.

Hasta aquí bien. Pero, también soy defensora de que el estilo es personal y cada uno elige aquel con el que se identifica más. Por ello, si cada uno elige lo que se pone, también está optando por transmitir  una idea u otra de si mismo. Hay momentos en la vida en los que nos cerramos más en nosotros mismos, y en cambio en otros, nos vemos con fuerza para comernos el mundo. Todo ello es aprendizaje, a veces estamos arriba, otras veces abajo, y  en otras ocasiones nos encontramos buscándonos por mitad del camino.

Si elegimos un estilo es porque nos sentimos cómodos con él, no solo con la ropas sino con todo lo que lo rodea, la música, las letras, los movimientos sociales… como ya he explicado más veces, la moda no solo habla de unos pantalones y un par de zapatos, tiene alma y vida. Va mutando y cambiando porque son las personas las que se apropian de ella y la hacen cambiar.

Con todo esto, se puede resumir que cada uno viste así porque le da la gana, y en su elección está vertida la voluntad de transmitir un sentimiento, de mostrar al mundo quién es él y qué quiere conseguir. Ahora bien, que me decís de los tatuajes? Uno de los ejemplos más significativos que demuestran que las personas tendemos a juzgar a la gente. Pues bien, si ves a alguien con tatuajes no te escandalices no se ha escapado de una prisión, ni se le ha muerto el gato o quiere acabar con la población. Es una persona normal y corriente que traslada ciertos momentos de su vida a su cuerpo. Decisiones, sentimientos, vivencias, alegrías y frustraciones. Momentos que no quiere dejar escapar y los tatúa en su piel. Una etapa que quiere recordar para siempre.

“No te hagas más tatuajes, es de raquera”. Amén. Una de las frases que más he tenido que escuchar en los últimos meses. Sé que no lo dicen a malas, es su opinión, y la opinión es… libre? Bueno, nos creemos que es libre, en realidad está condiciona por los prejuicios que dicta la sociedad. Los tattoos siempre han estado mal visto, aunque vayamos de modernos. Ésta idea sigue ahí de forma sutil y genera la opinión que otros usarán más tarde, como si fuera propia. Pues no, está condicionada, sorry.

Vamos de modernos, tolerantes y cosmopolitas pero nos queda un largo camino. Lo mejor es comenzar por el respeto en la decisión de cada uno. Al fin y al cabo, es su cuerpo no el tuyo. El siguiente paso, será no juzgarlos.

Victoria LQ

img_20160806_221508

 

Publicado en Artículos | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Los colores para el camino

Siempre he pensado que el otoño es una estación muy bonita. Se dice adiós a una etapa de sol, felicidad, fiesta y playa, para dar la bienvenida a un nuevo ciclo, otro comienzo. Así es cada septiembre, un respiro fresco, incertidumbre, esperanza y misterio. Incertidumbre ante un nuevo camino que se abre a cada paso, esperanza de que sean cosas que nos aporten algo bueno; y el misterio que despierta el pensar cómo de acertados serán esos pasos.

Sea como fuere, el otoño es innovar, avanzar, probar y descubrir. A cada paso acertado que demos, habremos tropezado diez veces, pero es que nadie ha nacido aprendido, y las malas experiencias terminan enseñando más que las buenas. Decía un poema de Antonio Machado…”Caminante son tus huellas, el camino y nada más; caminante no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar”.

No volver a caer dos veces en el mismo error es una idea que nos intentamos imponer, casi siempre, con poco éxito. Soy de las que opina que antes que ser hipócritas, seamos realistas y saquemos algo positivo de cada error. Opino que es mejor aprender a reconocer nuestro error, y trabajar por sacar lo más productivo de él.

El otoño es pura poesía, romanticismo, y atardeceres. Una etapa de tránsito entre el verano y el frío invierno. Es momento, no solo de ir cambiando la ropa de nuestro armario, sino de prestar atención a la gama de colores en nuestro maquillaje. Soy fan incondicional de los labios intensos para todo el año, pero en otoño especialmente me decanto por los tonos dark desde los granates o berenjena hasta los más intensos colores vino y burdeos. Unos tonos acordes a una estación.

Unos colores para el camino, un nuevo camino.

Victoria LQ

img_20160928_160230_1475094501622

img_20160928_155747_1475094441996

img_20160928_160212_1475094515368

img_20160928_160431_1475094420020

 

 

Publicado en Beauty, Lookbook | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Los flecos del Western

Estamos en pleno septiembre y se nota. En meses de entretiempo como éste siempre toca hablar de los cambios climáticos y del tiempo. Es un tema obligado porque nos encontramos a caballo entre una estación y otra, pasamos de la toalla en la playa a ponernos los primeros calcetines. Una vez que empiezas con el primer par…no hay vuelta atrás. Por eso, me gusta aguardar todo lo que me permite la temperatura de mi cuerpo antes de plantarme mis pantalones largos. Como he dicho, cuando me pongo los primeros, ya no me destapo.

Como el tiempo está en cambio constante un día puede amanecer con temperaturas algo más elevadas, y sin embargo, otro día hacer ya un frío más propio del otoño. Este tiempo loco hace que tengamos que rompernos la cabeza, aún más, a la hora de elegir qué ponernos. No es nada nuevo, cada año ocurre igual. La entrada del otoño, así como la de la primavera son semanas de mutación. No es raro ver a gente con cortos, otras con largos, y algún que otro exagerado/a que casi casi se pone el plumas. Y es que hay que tener ojo con los cambios, mejor que sean poco a poco y progresivos!

Una de las tendencias de este otoño van a ser los flecos. El más puro estilo Western invadirá las calles en diversidad de prendas. Olvida la idea de que los flecos solo pueden ir unidos a las botas y botines porque en esta temporada se adaptan a bolsos, faldas y chaquetas. Una estética boho de la cual me considero fan número uno, así que adaptarla a cualquier outfit no se tornará complicado.

Mi elección esta vez, ha sido un suéter en uno de mis colores preferidos: el azul marino. Para seguir el look una falda vaquera abotonada que seguirá en lo alto de las tendencias este otoño. Para vestir tus pies, puedes optar desde unos granny shoes para conseguir un look más arreglado hasta una deportivas como las mías para un outfit más informal. Como siempre digo, lo más importante es elegir bien y saber adaptar cada tendencia a nuestro estilo personal.

Ahora, a seguir disfrutando de las tardes de luz que aún nos brinda este mes.

Victoria LQ.

img-20160920-wa0006

img-20160920-wa0015

img-20160920-wa0028

img-20160920-wa0040

img-20160920-wa0042

img-20160920-wa0054

img-20160920-wa0058

img-20160920-wa0043

 

 

 

 

Publicado en Lookbook | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Cuando el punky molaba

Cuando el punky era puro y tenía sentido. Aquellos jóvenes, rebeldes y antisistema que luchaban por una sociedad alejada de toda regla que les limitara su libertad y su capacidad crítica. Su lucha tenía un sentido claro, acabar con cualquier forma de opresión. Toda aquella fuerza interior y ganas de cambiar las cosas la plasmaban también a través de su forma de vestir. Un movimiento que creció con fuerza en la década de los ochenta en Inglaterra. Un estilo nada ambiguo caracterizado por chupas, botas, jeans, crestas y cadenas. Rasgos señalados a grandes rasgos, porque en realidad el estilo punk tiene mil matices diferentes que llegan hasta el grunge.

Como cualquier moda, nace siendo pura pero en el camino se transforma y se ve pervertida. Cuando el estilo punk llegó a las masas su sentido se difuminó, y perdió fuerza. No hay que dramatizar ya que ha pasado con otras modas, pero ello no quita para que me pare a pensar en la capacidad que tenemos en frivolizar todo.

El señor Amancio Ortega está siempre listo para ello! Si las altas esferas de la Industria Textil eligen una tendencia porque la consideran ‘novedosa’ y ‘rompedora’ pues él se preocupa de adaptar ese estilo para que pueda ser consumido por todos los mortales. Te haya gustado antes o no el negro, las chupas o te hayas plantado antes un collar de pinchos, no importa! Ahora puedes lucir sin pena ni gloria, sin sentir ni valorar porqué te estás poniendo esa ropa! Al fin y al cabo, la moda es romper barreras y sobre todo divertirte.

No obstante, cabe advertir del peligro de las plagas. Puede que pase de amar este estilo a cogerle cierta manía si se pasa de vueltas. Espero que lo segundo no llegue a pasar!

Victoria LQ

dsc_3144

dsc_3154

 

 

 

 

Publicado en Artículos | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Los besos de Adán a Adán

La recriminación por la orientación sexual es una de las peores vejaciones que puede experimentar una persona. La homosexualidad se sigue criticando, menospreciando, humillando, en definitiva, el rechazo hacia ella sigue patente. Aunque se haya avanzado mucho, queda un largo camino. Ya no vivimos (mil gracias) en una dictadura en la que se castigaba físicamente a los homosexuales. Los insultos y bromas van desapareciendo y parece que vamos hacia la evolución, pero todavía hay gestos que nos hacen abrir los ojos para ver que queda un largo y tedioso camino hasta conseguir el respeto y la aceptación íntegra.

Hombres y mujeres del cromañón los hay y a centenas. Gallitos de pelo en pecho y gallitas anticuadas que no terminan de aceptar que la idea de pareja no siempre se escribe entre un hombre y una mujer. La vida no gira en torno a Adán y Eva, entre ellos siempre ha habido otro hombre y otra mujer. Hombres con hombres, Adán frente a Adán, y Eva ligando con otra Eva. Abran los ojos que la realidad es ésta no la que se escribe en la santa Biblia.

Qué bien se siente una cuando ve pasear con total libertad a una pareja homosexual. A veces siento la tentación de girarme a ver si alguien les observa para poder gritarle un ¡qué coño miras! Las asociaciones que luchan por los derechos y libertades del colectivo LGTB hacen un gran trabajo y han contribuido de forma notable a normalizar su situación y conseguir que la homofobia se castigue. No obstante quedan aún muchos homófobos, sí, entre nosotros, camuflados de personas normales. Ellos no se consideran como tal y creen no tener prejuicios contra gays, lesbianas, bisexuales o transexuales pero lo cierto es que sí los tienen. Al fin y al cabo la homofobia es otra enfermedad como el razismo o el machismo y los pequeños gestos que siguen latiendo en la sociedad son los que hacen más daño porque son más difíciles de erradicar. 

El último escándalo viene de la mano de una página web en la que una terapeuta se ofrece a curar la homofobia como si de un catarro se tratara. Esta mujer considera que es algo que se puede curar y con lo que no se nace sino que viene dado por algún trastorno durante la infancia. Es lógico que desde los colectivos LGTB haya saltado la alarma y hayan denunciado la actividad de esta presunta terapeuta. Resulta un auténtico escándalo que a día de hoy haya gente que piense de esta forma pero la hay, por eso, no podemos tirar la toalla y seguir luchando porque se normalice lo que ya debería estar más que normalizado.

V.

DSC_1493

 

Publicado en Artículos, Lookbook | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario