Queremos, quieren, quiero

Un día cualquiera vas paseando por la calle y puedes descubrir lo que es tendencia porque lo observas en la gente, porque lo ves repetido, porque abunda, y mucho, tanto que a veces llega a cansarte antes de que te haya dado tiempo a tenerlo tú mismo. Esa sobrecarga de imágenes que se forma en nuestra cabeza y que nos hace sentir hasta repulsión por una determinada prenda es habitual, pero ello no significa que estés sufriendo el síndrome de ‘la moda me la resbala’. No es así, sino que es un síntoma de que tienes criterio propio, y eso, siempre es bueno.

Cuando algo se pone de moda, sea lo que sea, es normal que se vea más, de ahí la gracia y el éxito de esta industria. Desde los trabajos de los diseñadores y las pautas de las pasarelas, las prendas se adaptan para ser consumidas por la gente ‘ordinaria’, para vestir a las personas a pie de calle en su día a día, teniendo en cuanta las posibles diferencias culturales, sociales, y sobre todo, económicas.

Hasta aquí todo claro. Ahora viene el conflicto. A quienes nos gusta la moda, nos gusta tener todo aquello que se lleva. Afirmativo. Pero por otro lado, queremos, quieren algunos, quiero, tener mi propio estilo, diferenciarme. Sí, tener una seña de identidad propia, destacar, diferenciarte. No es cuestión de egocentrismo, es cuestión de personalidad y de actitud, no tener que ser como el resto si ello implica tener que aceptar cosas con las que no estoy de acuerdo. Porque la moda tiene mucho de masa. Masa y moda, moda y masa. Es la ponzona que ciega a muchos y muchas. Admitir que está ahí ya es un gran paso. No se trata de ‘me visto, luego existo’ NO. Vístete como quieras, sigue la moda si es lo que te gusta, pero ten cabeza, ten ideas, elige bien.

Cansa mucho ver a grupos de personas que viste exactamente igual, llevan la misma ropa, quizá solo cambien los colores, a veces incluso ni eso. Tu llevas eso, el otro lo mismo, y el de al lado también. Como si lo vieras en el maniquí de la última tienda por la que has podido pasar, es solo tela, no está aún impreganada de la esencia.

Para todas aquellas personas que son críticas con la moda y que sí que sufren el síndrome de ‘la moda me la resbala’, mencionado antes, se basan en este argumento para hacer sangre. Para ellos somos superficiales, solo nos preocupa la imagen, sin embargo, ellos son los auténticos porque les da igual cómo salir a la calle, les dan importancia a otras cosas. Y es que a veces se lo ponemos muy fácil para que nos critiquen. Con esto quiero hacer ver que el criterio y la personalidad juegan un papel importante en lo que para muchos solo es coger algo del armario y vestirse con ello. Si no tienes una opinión propia y solo vistes porque lo lleva el resto, entonces sí,  apechuga con las críticas porque aquellos que te critican están en lo cierto.

foto vic

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Queremos, quieren, quiero

  1. Cuanta razón , mucha gente deberia saber esto ! Te animo a pasarte por mi blog , un beso 😘

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s