Los besos de Adán a Adán

La recriminación por la orientación sexual es una de las peores vejaciones que puede experimentar una persona. La homosexualidad se sigue criticando, menospreciando, humillando, en definitiva, el rechazo hacia ella sigue patente. Aunque se haya avanzado mucho, queda un largo camino. Ya no vivimos (mil gracias) en una dictadura en la que se castigaba físicamente a los homosexuales. Los insultos y bromas van desapareciendo y parece que vamos hacia la evolución, pero todavía hay gestos que nos hacen abrir los ojos para ver que queda un largo y tedioso camino hasta conseguir el respeto y la aceptación íntegra.

Hombres y mujeres del cromañón los hay y a centenas. Gallitos de pelo en pecho y gallitas anticuadas que no terminan de aceptar que la idea de pareja no siempre se escribe entre un hombre y una mujer. La vida no gira en torno a Adán y Eva, entre ellos siempre ha habido otro hombre y otra mujer. Hombres con hombres, Adán frente a Adán, y Eva ligando con otra Eva. Abran los ojos que la realidad es ésta no la que se escribe en la santa Biblia.

Qué bien se siente una cuando ve pasear con total libertad a una pareja homosexual. A veces siento la tentación de girarme a ver si alguien les observa para poder gritarle un ¡qué coño miras! Las asociaciones que luchan por los derechos y libertades del colectivo LGTB hacen un gran trabajo y han contribuido de forma notable a normalizar su situación y conseguir que la homofobia se castigue. No obstante quedan aún muchos homófobos, sí, entre nosotros, camuflados de personas normales. Ellos no se consideran como tal y creen no tener prejuicios contra gays, lesbianas, bisexuales o transexuales pero lo cierto es que sí los tienen. Al fin y al cabo la homofobia es otra enfermedad como el razismo o el machismo y los pequeños gestos que siguen latiendo en la sociedad son los que hacen más daño porque son más difíciles de erradicar. 

El último escándalo viene de la mano de una página web en la que una terapeuta se ofrece a curar la homofobia como si de un catarro se tratara. Esta mujer considera que es algo que se puede curar y con lo que no se nace sino que viene dado por algún trastorno durante la infancia. Es lógico que desde los colectivos LGTB haya saltado la alarma y hayan denunciado la actividad de esta presunta terapeuta. Resulta un auténtico escándalo que a día de hoy haya gente que piense de esta forma pero la hay, por eso, no podemos tirar la toalla y seguir luchando porque se normalice lo que ya debería estar más que normalizado.

V.

DSC_1493

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos, Lookbook y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s