Más allá del deporte

Este domingo, en el marco de los Juegos Olímpicos de Brasil, un partido de vóley playa entre las selecciones de Alemania y Egipto ha dejado para la historia de esta competición una polémica imagen relacionada con la vestimenta de sus jugadoras.

No es la primera vez que se critica la indumentaria de las jugadoras en este deporte. Las alemanas, vestían un bikini, prenda habitual en el vóley playa. En el otro campo, las egipcias, tapadas de pies a cabeza con unas mayas negras y camiseta de manga larga. Incluso, una de ellas llevaba un hijab en la cabeza. La imagen ha dado la vuelta al globo terráqueo y se ha hecho viral por su gran impacto. La fotografía refleja el contraste cultural entre cuatro mujeres que más allá que la pasión por este deporte, poco tienen en común.

Me resulta absurdo que una mujer se vea “obligada” a llevar esta ropa, y lo pongo entre comillas porque al final son ellas mismas las que defienden la indumentaria como algo habitual. Igual de absurdo hubiera sido si esta ropa la hubiera llevado un hombre pero esto nunca se ha planteado porque para los musulmanes quienes tienen que ir bien tapadas son las mujeres. Solo se podrán mostrar ante ellos y en la intimidad. Ahora bien, no les pidas que solo tengan ojos para sus mujeres y que no miren a ninguna otra…

Este es uno de los aspectos de la religión musulmana que por descontado más me cabrea, me indigna y me irrita. Pero además de esta polémica también he escuchado comentarios bastante impropios sobre la ropa que llevaban las jugadoras alemanas. Comentarios del estilo, “lo bueno del vóley playa es ver a las jugadoras en bikini” de nuevo la misma historia, que esta vez salta al terreno deportivo. Hay gente que debería tener prohibido abrir la boca. Me pongo a pensar si no han visto a sus novias, mujeres o ligues nunca en bikini como para ponerse tan contentos cada vez que ven a una jugadora.

Ni de esta se libran las mujeres de ser tratadas como objetos de deseo. Se ve primero un cuerpo y luego ya, si eso, se paran a ver su juego. Si es un deporte que se juega en la playa lo normal es que vayan en bikini como puede ir cualquier mujer.

Antes de comenzar los Juegos Olímpicos ya circulaban listas de las atletas más sexys, algo que es del todo desconcertante porque lejos de quedarse en una mera anécdota da mucho que pensar. Que todavía haya gente que defiende que el machismo está superado es que no ha entendido cuál es el verdadero problema, y eso, es el problema.

IMG_20160808_165438 (1)

 

Anuncios
Publicado en Artículos | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Soft white

Ya se ha ido un mes entero del verano, en mi opinión el mejor mes pero vamos a ser positivos que aún quedan días por delante para disfrutar del calor y la playita (si es que a Lorenzo le da por salir con más frecuencia que nos tiene abandonados como de costumbre). Hoy os voy a proponer un look que se basa en el color estrella del verano, de este y de todos, porque como cada año el blanco se convierte en el rey de del armario destronando al negro-o casi, tampoco vamos a exagerar porque el negro siempre será negro.

Prendas ligeras, blusas olgadas, tejidos cómodos y fresquitos para una jornada veraniega. Este tono tiene la ventaja de que se puede combinar con cualquier estampado, ya sean rayas, flores o los más diversos estampados étnicos o geométricos. También se deja ver en prendas con acabado Tye-dye tan de moda esta temporada.

Por otro lado, también puedes elegir un total look en este tono. No temas, el resultado no será un outfit aburrido sino muy favorecedor ya que el blanco resalta el color de la piel. Los detalles perfectos pueden ir desde la gama de los metales (plateado y dorado) hasta colores llamativos. Si no te convence optar por todo blanco, escoge complementos en colores como rojo, fucsia o amarillo limón.

Ni ‘Like a virgin’ ni como monja de clausura, el blanco también es un color con personalidad! Y una buena opción para empezar agosto de la forma más optimista! 🙂

IMG_20160731_183004

IMG_20160731_183013

IMG_20160731_183117_1

IMG_20160731_183010

IMG_20160731_182947_HDR

Publicado en Lookbook | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Monotorizados

Perdemos la esencia. Atrapados en las prisas, acelerando los preliminares, atragantados en cada bocado para llegar antes al postre. Nunca habrá un color que destaque si utilizamos todos en cada cuadro. Así, las personas como los colores acaban jugando la misma partida que el resto por miedo a destacar, o mejor dicho, por miedo a ser diferenciados. Porque hoy en día se confunde la capacidad de criterio como sinónimo de rareza.

La sociedad y la cultura que consumimos nos monotorizan, nos hacen seres de carne y hueso, capaces de sentir pero sin capacidad crítica. Pocos jóvenes son capaces de defender sus ideas (en el hipotético caso de tener alguna) con argumentos de calidad. Se limitan a utilizar ideas sueltas que han escuchado de otros amigos, opiniones de tertulias televisadas o fragmentos de tuits.

En esta cara privilegiada del mundo disponemos de una sociedad digital que es bidireccional y participativa, cualquiera puede producir contenidos y todos podemos consumirlos. Esto tiene sus ventajas porque la diversidad de contenidos y las posibilidad de estar más informado se multiplican. Sin embargo, para poder elegir contenidos debemos tener criterio, y esto amigos y amigas, es algo que cada vez escasea más. La gente se acomoda y prefiere seguir a la manada. Porque forjar una opinión y actitud ante el mundo cuesta su tiempo, hay que leer mucho, tanto aquello que te gusta como lo que se aleja de tus principios. Hay que cuestionar cada palabra, no hacer caso de rumores, y ser fiel a tus ideas. No vale asumir cada afirmación como si fuese la ley de turno, si algo huele a quemado hay que rastrear el olor para saber de que se trata, no dejar que se queme sin más.

Volvemos así a la esencia, perdemos esencia. Todas aquellas posibilidades que la tecnología nos brinda también están limitando la capacidad de pensar de las personas. La televisión y las redes sociales pueden llegar a monotorizar los pensamientos. Y esto es como una cadena, un rumor o una opinión se extiende a unos pocos y se llega a convertir en el pensamiento general. Esto es un ejemplo del control de los medios sobre la opinión pública, que más que tenerla informada la manipulan.

No intento librar una guerra contra las redes sociales pero sí creo que a pesar de que hay más cantidad de información hay más ignorancia. Al fin y al cabo son contenidos efímeros que con la misma rapidez con la que llegan desaparecen. Un producto se consume y al minuto se ha olvidado.

También creo que hay miedo a alzar la voz, a protestar libremente. Quizá ya no sea miedo sino falta de ganas, porque mientras estás viendo Telecinco y contemplando los biceps de cierto individuo estás restando un tiempo muy apropiado para abrir cualquier periódico digital, en papel ya es pedir demasiado, y leer lo que está ocurriendo en el mundo. Porque el mundo va más allá de esos biceps del individuo, de hecho hay mucho más. No me voy a poner pesimista ni drástica porque la verdad es que se pueden compaginar los tiempos. Puedes forjarte una cultura de oro, lo cual desencadenará en una opinión crítica respetable, y en otros momentos consumir productos basura, eso sí, por puro entretenimiento. El problema es cuando la basura mediática se convierte en tu primera opción. Ahí amigo, tienes un problema. Mejor dicho, el problema lo tendremos el resto, aquello que vemos lo que realmente está sucediendo. Y yo, que no estoy libre de pecado, también he visto programas basura pero siempre es bueno una retirada a tiempo.

IMG_20160522_204931_1467838156586_1469542006373

Publicado en Artículos | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Otra vez la moda frivolizada

Después de unas semanas de vacaciones vuelvo con el blog y qué mejor manera que con un análisis del programa que se estrenó anoche en Telecinco, el cual no vi en directo pero he ido recopilando fragmentos, los cuales me han provocado auténtica repulsión.

Gracias Sara por ofrecer al mundo ese ‘gran’ programa que se estrenó anoche en Telecinco y que se basa en escoger entre seis candidatos aquel que tenga mejor estilo y una mayor influencia. Es decir a una it girl o a un it boy. Otra mierda procesada de Mediaset que ha supuesto para mi un puñetazo en todo el estómago.Y es que ha sido otra desilusión a la hora de abordar el campo de la moda desde la zona alta, el consumismo y la tontería. Todos ellos gente adinerada, para quien comprar no resulta un problema y que en toda su vida se han parado a leer un artículo de Vogue, no saben qué puso de moda John Lennon, no saben que las plataformas ya se llevaban en los 70, y tampoco conocen los colores característicos de Andy Warhol. Van de modernos y no lo son. Se limitaban a entretenerse con la Cuore y sus ARGS. Cada vez la televisión ofrece más porquería y me cuesta poder defender cualquier tipo de contenido referente a la moda que se pueda emitir a través de la pequeña pantalla.

¡Qué vivan los estereotipos! Chicas que presumen de ser unas mimadas, consentidas y caprichosas. Una rubia de larga melena a quien le encantan “las extensiones, las uñas postizas y los bolsos caros” pero que no duda en considerarse una persona “muy auténtica y natural”. Sí, pura naturalidad. No se cortan en hacer alarde de todo lo que tienen ante una sociedad que cada vez tiene menos. Porque se están perdiendo los valores, ya no nos importa el de al lado, nos volvemos egoístas y vivimos más pendientes de las redes sociales que de la realidad. Somos partícipes de una vida digital, de la construcción de un espacio hueco de valores y lleno de estereotipos.

Dudo que ha Dulceida la pueda beneficiar participar en un programa como este pero supongo que el dinero al final es el dinero, y si ya tiene hasta un festival de música con su nombre, ¿por qué no un programa de televisión? Parece que mientras sea en la televisión todo vale, al final ¿solo es entretenimiento, no? El problema es que no es así. Todo se banaliza, incluído esta industria en la que mucha gente trabaja lejos del lujo, y la tontería.

Me gusta la moda a pesar de que nunca he tenido un bolso caro, como dice esta chica rubia que antes he mencionado, nunca se me ha pasado ser una influencia para nadie porque cada una puede vivir la moda a su manera. No se trata de poseer mucho, sino de saber destacar con poco. Pero nada, aquí si no eres caprichoso y hablas raro no sales en TV. Me indigna que este tipo de personas sean elegidas como representantes de jóvenes amantes de la moda. Con su imagen en antena la bola se hace más grande y al final la choni rubia quiere ses pija y la pija quiere enseñar al mundo todos sus encantos.

Una vez más prima la frivolidad y el consumismo. Y yo, cada vez estoy más indignada. Solo destacar que si este programa hubiera salido hace un par de años, podría haber sido interesante de analizar para mi TFG porque seguro que da para rato…

DSC_3294

Publicado en Artículos | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Con menos centímetros, el mismo respeto

Casi es verano y van subiendo las temperaturas, ¡OLÉ! La ropa nos va sobrando, abandonamos los abrigos por las chaquetas, las zapatillas y botas por las sandalias e inundamos las calles de vestidos y blusas. El sol nos da vitaminas y nos atrevemos con todo, tanto, que recortamos los centímetros de tela con soltura, no hay miedo.

El cuerpo está para lucirlo, mirar no es delito y por regla general nos gusta tener un buen aspecto en verano. Nada de dietas milagrosas, eso es pan para hoy y hambre para mañana, lo mejor es trabajar el cuerpo de forma progresiva durante todo el año. De esta forma no tendrás que hacer grandes esfuerzos a última hora ni grandes sacrificios.

No todo el mundo tiene el cuerpo que desearía, de hecho casi nadie, pero esto no tiene que ser un impedimento para lucir lo mejor de ti. Hay que saber destacar aquellas cualidades de cada uno, y por encima de todo, estar contento con uno mismo.

Por mucho que me pese, la sociedad en la que nos movemos sigue siendo machista…muy machista me atrevería a decir. La publicidad plasma cuerpos esculturales y rostros perfectos que crean en las mujeres la necesidad de estar a la altura de esas imágenes, retocadas en muchas ocasiones. Todo son exigencias. En los hombres también se está empezando a crear esa necesidad de cuidado excesivo de la imagen, pero siendo honesta, su situación sigue estando a años luz. Las mujeres seguimos siendo las más presionadas, y en gran medida la culpa la tenemos nosotras mismas. Volviendo al machismo, el peor de todos ellos es el que viene dado, y es consentido, por las propias féminas.

Un buen físico atrae, y puede ser una buena carta de presentación a la hora de conocer a alguien pero nunca debería ser utilizado para dañar e infravalorar a alguien.

Con todo esto, quiero retomar la mención anterior a las prendas veraniegas y su recorte considerable de tela. En los últimos veranos una de las prendas más demandadas entre las chicas han sido los denim shorts. Pantalones cortos, muy cortos, que están causando furor. Esta temporada continúan, y una de las bloggers de referencia es Dulceida con sus LEVI´S minúsculos y deshilachados. Es una prenda versátil que puede solucionar cualquier outfit tanto de día como de noche. Sin embargo, a pesar de sus ventajas a la hora de facilitarnos la tarea de pensar en el look del día, se ha convertido en un foco de duras críticas y comentarios machistas, despectivos y sexistas.

Que si “menudas pintas de guarra”, “lo enseña todo”, “es una buscona”. Comentarios como estos o similares se pueden escuchan, y yo misma he escuchado haciendo referencia a terceras personas, e incluso alguien ha podido decirlo de mi. Retomemos, son prendas de verano, hay que enseñar pierna y brazo. Aquí se enfrentan dos dilemas. Hay chicas que pueden ir buscando eso, genial por ellas aquí no estamos para juzgarlas, y que se sienten bien llevando esta ropa. Chapó. Otras, entre las que me incluyo, las llevamos porque nos gustan a NOSOTRAS, no para que les guste a ELLOS. ¿Diferencia? Mucha.  Recordad que nos vestimos así porque lo decidimos nosotras y que nunca comentarios sexistas como estos pueden cambiar nuestra opinión ni pueden mermar nuestra confianza. Que nuestros pantalones sean cortos no significa que estemos buscando algo ni que tengamos menos neuronas que un pez espada. Que si ‘chochoshort’, ‘bragashort’, y otros sustantivos para denominar a esta prenda, que es amada y odiada a partes iguales. Al fin de cuentas es solo moda y punto.

Además de los sexistas, otro tipo de comentarios son los despectivos, los que se usan para descalificar el físico de aquellas mujeres que usan estas prendas. Como ya he dicho no todo el mundo tiene el físico soñado, pero ahora viene la pregunta, ¿Acaso estas chicas no tienen derecho a ponerse aquello que les gusta? Este interrogante siempre ha creado en mi un debate ético. Soy de las que piensa que muchas personas tienen la idea equivocada de que por enseñar más van a lucir sexy, o por recargarse demasiado van a verse mejor, cuando en realidad la elegancia está en los pequeños detalles, y ya es de sobra conocido que menos es más. Sin embargo, este error en el que caen muchas chicas no puede utilizarse para hacer daño. Aunque determinada persona tenga un físico X, ya sea demasiada pierna, barriga  o culo sigue teniendo todo el derecho a vestir con aquello que le guste. Aunque no le favorezca, y no se esté dando cuenta, eso siempre será problema suyo y ninguna persona tiene derecho a hacerle daño con ello. Meterse con el físico es lo fácil, pasar del tema es lo difícil.

La educación es la clave. Una educación correcta basada en el respeto y en la igualdad para construir unos principios. Saber apreciar la imagen y valorarla pero sin convertirla en el epicentro de nuestra vida. No te obsesiones, disfruta, y sobre todo no hagas caso nunca de comentarios sexitas y despectivos. Si son críticas constructivas, que vienen de amigos y amigas, ¡Bienvenidas sean! pero al final tú eres la que tiene la última palabra.

¡Mujeres libres! Si queremos recortar centímetros, recortamos, cada una en nuestro estilo. Da igual si eres hippie, gótica, pija, cani, choni, perroflauta, punky, alternativa o cualquier otro estilo. Ya no te tienes que callar la boca, ya no tienes que aguantar ningún insulto,suficiente han tenido que pasar nuestras antecesoras, sumisas, siempre con la cabeza baja y sin el derecho de palabra. Hasta que más de una, y de dos, valientes, decidieron acabar con su silencio y reivindicar sus derechos. Hazlo también por ellas, por todas las que han luchado por lograr la igualdad. Y sigue tú también sus pasos, para que esto deje de ser una lucha, para que algún día podamos vivir sin tener que exigir. Esto significará que hemos conseguido que se nos valore, que se nos respete, en definitiva,  significará el éxito del feminismo en su lucha por la igualdad.

Como último consejo, te diré que trabajes tu autoestima, y así estarás preparada por si alguien llega y utiliza para dañarte algún descalificativo sexista, como puta, tu puedas decirle, y cito una canción: “si ser libre es ser puta, pues somos reputas”.

Victoria.

Vic1

vic5

vic7

vic6

Vic2

Vic4

 

 

Publicado en Artículos | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Ritmos frenéticos

A toda velocidad y sin frenos, ritmos frenéticos, vivencias rápidas, parones en seco y luego a seguir. La gente ya no se para a pensar, agarran lo que llega y se conforman. Apenas hay nombres solo cuerpos, y entre ellos, el tuyo y el mio.

Le miras, te atrae, te gusta, precipitas, precipicio. Adrenalina, unos vuelos y luego caída. Y no tienes alas; con las prisas las olvidaste o quizá no las tenías aún reparadas porque no habías sanado. Te habían dañado, habías sufrido y tus alas seguían rotas.

Es un ritmo marcado por el egoismo en donde el romanticismo queda aparcado y olvidado. No hay mañanas, es “ahora o nunca”. La sociedad nos impulsa a no pensar y a precipitarnos. Ya no se valoran las miradas, los alagos y los “te quiero”. Ya solo sirve la picardía. Pícaros todos. Dejas la inocencia en casa para que te aplaudan porque solo quieres vivir para luego olvidar.

A medio gas. Mantienes el ritmo sin comprometerte hasta que tus alas se reparan y puedes volver a volar. Decides que esta vez quieres ir más despacio, aprender del otro poco a poco, pero el ritmo que te rodea sigue siendo frenético. Siguen las prisas y de nuevo caes en el juego, a dos velocidades, tú quieres ir despacio pero te ves obligado a acelerar. A todo gas. De nuevo te precipitas, precipicio, caída. Alas rotas, corazón dañado e inseguridad.

Ahora toca perdonar. Perdón, perdonas, olvidas. Pasa el tiempo. Y un día, llega el encuentro, reencuentro. Decides retomar y confiar. Todo es apto en esta sociedad a dos velocidades. Si juegas porque juegas, si te enamoras porque te enamoras, todo se critica. A veces llegan oportunidades a destiempo, son una opción atractiva pero no es tu mejor momento, no estás preparado, te asustas y vuelves a volar. Es duro, dificil, y ambas partes sufren, el que vuela porque le da rabia tener que dejar atrás esa buena oportunidad, y el que se queda esperando porque no entiende el “porqué” de la partida.

Al final lo importante son las formas, como afrontes cada situación, y sobre todo conocerte a ti mismo antes de querer desplegar las alas. Al final es importante recordar que también tenemos pies con los que ir dando pasos, lentos y acertados, antes de volar rápido para volver a caer.

Victoria.

 

2

Publicado en Artículos | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Tú, la mejor hipótesis jamás planteada

Una de las decisiones más importantes en la vida de todo estudiante universitario llega en el último curso, cuando tienen que elegir un tema para su trabajo fin de carrera. Para algunos puede que sea una decisión fácil, pero la mayoría sudan la gota gorda y se estrujan la cabeza pensando en la mejor opción con la que cerrar esa etapa de estudios.

Damos mil vueltas alrededor de todo y nada. Hacemos de cualquier gilipollez la mejor hipótesis jamás planteada por un hombre en la tierra. Todo mental, claro, paja mental. Somos conscientes de esa falta de precisión en la que nos movemos con los temas, pero seguimos siendo incapaces de concretar. Y es que ¡qué difícil es elegir poco y bien en estos casos! Más fácil es vagar, pero en esta ocasión esa opción no es aceptada.

En mi caso ya hace un año que viví, en mi propia piel, esta situación. Como todo estudiante tuve que pensar y repensar un enfoque, una idea, buscar la luz del faro. Pero muchas de esas luces me llevaban directamente a estrellarme contra las rocas, así que tuve que dar muchas vueltas antes de encontrar la orientación correcta. Al final, con mucho esfuerzo, pude echar el ancla y decir ¡aquí me bajo!

Primero busqué entre mis gustos, necesitaba algo que me llenara porque había que meter horas al trabajo. Opté por uno de mis ámbitos favoritos: la moda. Luego había que concretar lo que se quería analizar. Volví a recurrir a mis preferiencias y gustos: mujeres, desigualdad, estereotipos. Todo genial pero estaba demasiado visto. Tuve que pensar un poco más. Modelos e it girls. Ahí estaba yo en Instagram un día cualquiera, cuando caí en la cuenta de que muchas de esas personas salían en las revistas. Muchas eran ellas, it girls, bloggers, cuya influencia y fama, las había hecho llegar hasta páginas importantes de revistas de moda. Análisis de las modelos por serlo, y de bloggers por parecerlo. Sus poses, miradas y actitudes se diferenciaban en poco.

Es una buena experiencia, aprendes a elegir. Te lleva a conocerte a ti mismo y a distinguir entre lo que te gusta y lo que solo está de paso, no deja huella, se desdibuja y termina por borrarse.

Y es que todo son idas y venidas, giros y vueltas. Decisiones inmediatas o extendidas en el tiempo. Sé que me gustan tus ojos, sí, no sé si por su forma y su color, o solo porque son tuyos, pero me gustan. Has elegido y eso te mueve a actuar, no sabes si el tema va a ser bien valorado o si te lo tacharán de ‘mierda pura’, como la droga, que por pura que sea solo deja unos momentos de felicidad, y cuando se van los efectos la mierda en la que te mueves sigue ahí. Pero has dado el paso, te vas a currar un trabajo, vas a luchar por dar lo mejor, y si otros te lo echan abajo al menos puedes respirar tranquilo y decir: he hecho aquello que quería.

No todo depende de nosotros, esa es la verdad. Esta es la parte cruel de la vida, puedes querer sin que te quieran, puedes llorar sin que te consuelen y puedes hablar sin que te respondan. Pero lo haces porque quieres, porque algo te mueve a hacerlo. No digas más, hazlo. Si te agita, si te quita el sueño, si es capaz de sacar lo mejor de ti, merece la pena. Puede que al final te estrelles, que caigas al suelo sin que nadie esté ahí abajo para poner los brazos. Tu elección puede no ser bien recibida, incluso criticada, pero es un riesgo que merece la pena correr. Si tú no te lanzas nadie lo va a hacer por ti, y es un buen momento para plantarte y decir: ya sé lo que quiero, igual que quiero tus ojos, yo quiero este tema.

Victoria

Vic1

 

Publicado en Artículos | Etiquetado , , , , | Deja un comentario